Se Requiere Algo Más que a AMLO


morena

“Cada día estamos más jodidos y si no hacemos algo nos vamos a poner peor. El mexicano desde la conquista no ha parado de sufrir. Ya tuvimos la independencia, la revolución y  la tan ansiada salida del PRI después de más de setenta años de dictadura disfrazada de democracia. Y el ciudadano común y corriente sigue padeciendo la pobreza, la desigualdad, la discriminación, el abuso de autoridad y la explotación laboral que al día de hoy se ven como algo normal entre nosotros.”

De Este Lado del Muro  pg. 2

 

Andrés Manuel López Obrador ha llegado a la presidencia y muchos creen que eso garantiza el cambio o como él lo ha llamado “La Cuarta Transformación”, pero eso dista mucho de la realidad. Sigo afirmando que cada día estamos más jodidos y si no continuamos haciendo algo las cosas se van a poner peor. La victoria en las elecciones pasadas solo son el comienzo de una guerra en la que habrá muchas batallas por pelear antes de poder obtener la victoria que tanto anhelamos los mexicanos.

En México aun existen y seguirán existiendo los problemas de los que  todos nos quejábamos meses atrás. Por más ayuda económica que Andrés Manuel López Obrador pretenda otorgar a los sectores más vulnerables, mientras no se creen medios para que la ciudadanía se auto mantenga y se pueda procurar un futuro mejor, la pobreza no desaparecerá del país.

La desigualdad continuara mientras no se cambie por completo el sistema de justicia que sigue siendo benevolente con los que más tienen, que sigue persiguiendo a quienes no se pueden defender y dejando libres a aquellos que gracias a su posición económica pueden encubrir sus fechorías. Andrés Manuel López Obrador con su punto final está promoviendo esa desigualdad, entiendo que él quiera atender los asuntos que considera de mayor importancia, pero creo que debería de no opinar en los asuntos que no son de su competencia, el poder judicial es quien debe de hacer su trabajo sin puntos ni comas.

La discriminación no cesara mientras sigan apareciendo periodistas asesinados por hacer uso de su derecho a informar, o mientras el simple hecho de ser mujer te ponga en peligro de muerte a manos de personas misóginas que actúan al amparo de la impunidad.

El abuso de autoridad seguirá mientras las quejas de la población no sean tomadas en cuenta o mientras se manipule mediante los medios de comunicación de forma deliberada a esta población para que no se percate de la realidad y por ende no se queje. O se quiera justificar las acciones del gobierno con plebiscitos hechos a modo de obtener un resultado determinado.

La explotación laboral no terminara mientras se sigan produciendo obreros en las escuelas, mediante un modelo educativo que lo que busca es llenar de información a los estudiantes pero que no intenta incentivar a la creación de conciencia y pensamientos propios. Pensamientos que lleven por un lado a la crítica constructiva así como a la innovación que genere nuevas fuentes de generación de riqueza.

No basta con el “no robar, no mentir, no traicionar” se necesita trabajar, opinar, sacrificio, critica, tolerancia, prudencia, honestidad y honradez. Cosas que todos los mexicanos tenemos, pero que lamentablemente no todos usamos en nuestro diario vivir.

No basto con emitir el voto a favor del cambio, el verdadero cambio lo tenemos que generar todos y cada uno de nosotros. Andrés Manuel López Obrador no es  Dios, la corrupción de la mafia del poder sigue y seguirá presente en México por más tiempo, y esa estadía depende del trabajo que realicemos conjuntamente. Debemos estar pendientes y cuestionar todo lo que diga Andrés Manuel López Obrador, no podemos seguirlo ciegamente, no podemos justificar sus errores, si lo hacemos nos estaremos condenando a perecer.

Es Gracias a los Mexicanos y no a EPN


epn

Es Gracias a los Mexicanos y no a  EPN

Somos los treinta millones ciento trece mil cuatrocientos ochenta y tres (30 113 483) mexicanos a los que se debe el hecho de que ni Enrique Peña Nieto ni ninguna otra persona haya impedido el que Andrés Manuel López Obrados obtuviera el reconocimiento de la victoria por la presidencia de la república. Millones de mexicanos trabajaron arduamente para imposibilitar cualquier forma de fraude electoral, y si bien es cierto que hubo muchos intentos para cambiar el resultado en las elecciones,  no pudieron en contra de un pueblo organizado y lo que es más importante, participativo en la vida política del país.

El trabajo apenas comenzó, la primer batalla se ha ganado, pero la guerra contra la corrupción tomara años para poder lograr el destierro de este mal social que tanto ha lastimado a nuestra gente. Los procesos de transformación nacional no han ni serán de la noche a la mañana, no estarán libres de obstáculos y de una tenaz resistencia de aquellos que tanto se han beneficiado de la explotación y abuso del pueblo mexicano. EPN no es responsable de que el fraude electoral no se haya culminado una vez más. El no haberse entrometido en el proceso electoral más bien proviene del interés de la mafia del poder por no perder todo ese poder de que se ha hecho ilícitamente. Se debió al temor por perder por completo el control del país, de haberse realizado el fraude, los mexicanos hubieran salido a las calles y mediante la violencia hubiesen hecho que se respetara el resultado electoral y con ellos el poder se les hubiese ido por completo de las manos.

Al día de hoy, gracias a que EPN no se entrometió en el proceso electoral, las televisoras han renovado sus concesiones por otros veinte años más, en los que se seguirán vendiendo al mejor postor, manipulando y mal informando a los mexicanos como lo han hecho hasta el día de hoy. Carlos Slim seguirá haciendo negocios y obteniendo más ganancias que lo perpetuaran en la lista de los hombres más ricos del planeta, en un país que aun con los cambios prometidos por AMLO seguirá siendo un país donde la pobreza seguirá siendo el abrigo de la población. Gracias a EPN seguirán impunes los responsables de la desapareció de los 43 de Ayotzinapa, el asesinato de periodistas y activistas de los derechos humanos y la muerte de los más de ciento veinte mil personas en lo que va de su administración.  A no ser de un profundo desprecio, ni AMLO ni ningún mexicano le debe absolutamente nada a EPN. AMLO se está equivocando y espero que rectifique, el camino que hasta el día de hoy está tomando es un camino que va más cerca de aquellos de se han opuesto históricamente al cambio verdadero que el anuncio.

Este no es un llamado para AMLO, es un llamado a todos y cada uno de los mexicanos para que seamos parte del cambio en nuestro país. Tenemos que actuar por nuestra propia cuenta, presionar al nuevo gobierno para que cumpla sus promesas de campaña, entre las que estaba el que el pueblo era el que iba a mandar y los gobernantes a obedecer. Exijamos encuestas en donde en verdad se informe extensamente los pros y contras de cada acción que quiera tomar, el tren Maya suena espectacular, pero no se presento un proyecto definido y claro de cómo se realizara. Aun no sabemos cómo quedaran las finanzas públicas, no olvidemos que cuando Salinas dejo la presidencia todo parecía que estaba estable y caímos en una crisis que nos llevo muchos años el poder salir de ella. Hay mucho trabajo por hacer y si no participamos activamente, presionando al gobierno que está por comenzar, a lo máximo que podremos aspirar será a erradicar la pobreza extrema y ser un país de puros pobres honestos, con unos cuantos ricos corruptos.

Es lamentable que se esté dejando en paz a EPN después de tanto mal que nos ha causado, pero eso es en parte culpa de AMLO, ya que se ha enfocado únicamente en promocionar sus planes de gobierno, y minimizado todo lo que EPN en verdad representa.  Los mexicano debemos de seguir exigiéndole a EPN que responda por sus actos, que aclare todos y cada uno de los asuntos que ha dejado pendiente, desde la niña Paullet hasta el asesinato de Gabriel Soriano locutor de radio en Acapulco el pasado 24 de octubre. Bien lo dijo AMLO: “solo el pueblo puede salvar al pueblo”, no podemos sentarnos y esperar a que AMLO lo haga todo, debemos de estar consientes que la decadencia en la que está el país solo la podremos superar con la participación de todos y cada uno de los mexicanos, todos aquellos que votaron por López Obrador, así como aquellos que votaron en contra. No podemos confiar ciegamente en que las cosas cambiaran solo por el hecho que AMLO lo dice, tenemos que participar activamente en todos los asuntos que comiencen a desarrollarse a partir del primero de diciembre.