Suciedad en la Marea Guinda.


Suciedad en la Marea Guinda.

Pese a la fuerza obtenida por la honestidad y trabajo arduo de Andrés Manuel López Obrador, la dirigencia de MORENA parece no comprender los ideales que le permitieron convertirse en la principal fuerza política del país. No han entendido que los pocos más de tres millones de militantes de MORENA no los pusieron en esa posición privilegiada, tampoco los 27 millones de personas que apoyan a AMLO, que lo que les permite el día de hoy el tener la dirigencia del partido fue una encuesta que no refleja el sentir de los simpatizantes y mucho menos de los militantes de MORENA.

Todo hace parecer que la dirección de esta dirigencia va en sentido contrario a el rumbo que nuestro presidente a trazado para salvar de la condición tan deplorable en la que recibió el país, MORENA se esta divorciando del pueblo, existe una queja generalizada de la imposición de personas ajenas al partido y a los valores que este promueve a puestos de elección popular, en especial se afecta alas minorías, que en esta ocasión contarían con las acciones afirmativas para asegurar que tuviesen representatividad en la cámara de diputados, pero estos puestos han sido entregados a personas que carecen de un vinculo con esas minorías. fallándole al pueblo de México, mostrando como las corruptelas del pasado siguen presentes y desperdiciando la posibilidad de mostrale al mundo entero como el gobierno de la 4T garantiza la democracia.

AMLO se ha manifestado en el respeto a la vida interna del partido, hiso un llamado a que compusieran el camino al expresar que era muy poca dirigencia para un partido tan grande, pero todo indica que la ambición mezquina del poder ha cegado a los dirigentes del partido, si bien el principal responsable parece ser Mario Delgado, lo cierto es que muy pocas voces se han manifestado en contra de estas actitudes nefastas, olvidando que también es culpable por omisión.

Tal parece que MORENA esta operando para usurpar el poder, la colocación de personas ajenas a los ideales de la 4T a sabiendas que van a ganar porque la fuerza de AMLO es tanta que no hay quien la pare, para desacreditar al presidente, a sus colaboradores y a los militantes que defienden el cambio de régimen, y con esto conseguir que dentro de tres años estos representantes del viejo sistema se apoderen nuevamente de México y tiren el trabajo de tantos años de los millones de personas que han luchado por un México mejor. Pero hay esperanza, AMLO ya ha dado la receta contra todos los males de esta mafia, “solo el pueblo puede salvar al pueblo” y se conseguirá conforme la organice para limpiar esta suciedad que flota en el inmenso mar que es MORENA.

¿Quién debe de dirigir MORENA?



El proceso de elección del Presidente y del Secretario General del Movimiento de Regeneración Nacional está a la vuelta de la esquina, gane quien gane lo hará en un ambiente totalmente corrompido, en contra de los estatutos del partido que enarbola la bandera de combatir y erradicar la corrupción del país, en contra de los ideales que impulso el presidente Andrés Manuel López Obrador para la creación del movimiento, durante su transición a partido político, hasta el triunfo electoral del 2018. Los estatutos de morena buscan evitar la formación de grupos, la inclusión de todos aquellos que compartan sus ideales y la toma de decisiones democráticamente.
Lo que hemos visto hasta ahora es una lucha de lo que parecen ser tribus, que impulsan a quienes ellos consideran es la mejor opción, lo cual es lo correcto de hacer, pero lo que no lo es, es la descalificación de aquellos que piensan de la misma manera, al día de hoy tal parece ser que la única persona honesta de México es AMLO; las descalificaciones de unos a otros no cesan, los unos no recuerdan que los otros han venido acompañando al presidente el mismo tiempo que ellos, no recuerdan que el presidente ha confiado que estas personas, sin importar lo que hayan hecho  en el pasado, son los que le pueden ayudar a lograr la transformación que nuestro país necesita.
La situación en que se encuentra MORENA al día de hoy, es algo que comenzó con la victoria electoral, cerraron sus puertas a la ciudadanía en la búsqueda de organizar el partido y simplemente no pudieron hacerlo. La manera en que está organizado el partido con sus comités de protagonistas del cambio verdadero, las asambleas y los congresos busca la inclusión de la militancia y la toma de decisiones democráticamente, pero todo esto también se interrumpió después del triunfo electoral.
Se pueden buscar culpables, pero sería una pérdida de tiempo, ya que en mayor o menor grado todos son culpables, empezando por AMLO que se deslindo del partido en espera que todo siguiera funcionando como cuando él estaba al frente de este, la dirigencia que no logro ponerse de acuerdo entre ellos mismos para que MORENA continuara con su vida orgánica que fue la que le dio la fuerza que los llevo a la victoria y los protagonistas del cambio verdadero que no presionaron a las cúpulas para que no se les excluyera del partido y de la toma de decisiones.
La pregunta ante esta encrucijada es ¿Quién debe de dirigir MORENA? Y la respuesta es que sin importar quien resulte el vencedor de la encuesta que esta por llevarse a cabo, quien debe de dirigir al partido son los ideales que lo llevaron a convertirse de un pequeño movimiento para la regeneración nacional a la fuerte y robusta ideología en que se ha convertido el Obradorismo. Y eso solo se lograra con la participación activa de los Protagonistas del Cambio Verdadero.