¿Violencia en Aumento?


violenciaRamosAMLO

¿Violencia en Aumento?

5803 Son el número de personas que han sido asesinadas en México en los dos primeros meses del gobierno de AMLO, si la tendencia se mantiene significaría que al termino de este sexenio habría un total de 208 mil personas perderían la vida a causa de la violencia desatada hace tres sexenios durante la administración de Felipe Calderón, en cuya administración se calcula que hubieron alrededor de 103 mil asesinatos y en el gobierno de EPN aproximadamente 125 mil.

Las declaraciones de AMLO respecto a que tiene controlada la violencia en México no son del todo exactas, si bien es cierto que los cambios que ha venido haciendo en su administración en lo que respecta a la austeridad republicana así como la erradicación de la corrupción tolerada en el gobierno, no pueden por sí mismas influenciar en gran medida en los delitos graves que se desataron desde en el 2006. Estos cambios en el mejor de los casos estarán afectando favorablemente en los delitos menores, como lo es el robo en todas sus modalidades.

El anunciado término de la guerra contra el narco puede ser que ayude en lo concerniente a los muertos a causa de los enfrentamientos entre militares y narcotraficantes, pero la disputa de territorios o el ajuste de cuentas entre estas organizaciones no ha desaparecido y estas sifras son la prueba de ello.

Para que se le pueda pedir resultados a AMLO tiene que comenzar a funcionar la Guardia Nacional, cuyo objetivo es precisamente primero el calmar esta violencia desbordada y una vez logrado esto hacer el intento por erradicarla. Y no solo es el funcionamiento de la Guardia, también se requiere que la impartición de justicia funcione en beneficio del pueblo y no en beneficio protector de los que más poder económico tienen.

Otro factor que se debe de tomar en cuenta es la posibilidad de que los partidos políticos que perdieron el poder, sean los promotores de esta violencia en un intento por desacreditar el gobierno de AMLO y con eso poder  recuperar algunas posiciones de poder en el gobierno. O simplemente sea un mensaje de estos mismos grupos hacía AMLO diciéndole que él no tienen todo el poder en México.

Las razones detrás de este desorbitado número de muertos pueden ser muchas, lo cierto es que aun al día de hoy, los mexicanos siguen siendo presa del temor y la inseguridad en que se encuentra sumergido el país. Lo único que queda es esperar que las acciones que está tomando la actual administración  den el resultado prometido. Está espera no debe de ser pasiva, el cambio no se llevara a cabo si la población no participa en forma activa, critica y en algunos casos energía ante el gobierno que la mayoría eligió.

Guardia Nacional ¿Regeneración de la Fuerza Represora?


Fuerza Represora

 

Desde que era niño he sido testigo del deterioro gradual de la vida en el país. Presidentes han llegado llenos de promesas que nunca cumplen, y se han ido con los bolsillos repletos de dinero dejando a los mexicanos en una pobreza cada vez más profunda.

De Este Lado del Muro  pg. 2

 

No puede haber punto final. El grado de abuso al que ha sido objeto el pueblo mexicano no puede ser dejado a un lado pretendiendo que hay problemas más apremiantes. Entiendo que el objetivo del presidente López Obrador es el de estabilizar al país, pero si en verdad quiere erradicar la corrupción del país lo tiene que hacer desde sus raíces.

Los mexicanos tenemos que ser parte activa de la transformación de México, no podemos esperar que el gobierno lo haga todo, si bien es cierto que MORENA tiene la mayoría tanto en el senado como en la cámara de diputados, también es cierto que muchos de los integrantes de la mafia del poder contra la que contendió por la presidencia, aun siguen ocupando posiciones importantes en la vida del país.

Recordemos que fueron las televisoras las que han estado jugando un papel muy importante en la manipulación de la población. Los empresarios que se han venido enriqueciendo mediante la explotación de un pueblo cada vez más pobre.

Y lo que no debemos de olvidar nunca, la fuerza opresora del estado que ha cometido actos represivos contra aquellos mexicanos que lo único que querían era la tan ansiada libertad que hemos estado esperando desde el término de la revolución mexicana. Esa fuerza de a la que hoy se le pretende dar aun más poder, queriéndonos hacer pensar que por el hecho de llamarla Guardia Nacional dejara de ser una fuerza bruta capaz de cometer los más atroces crímenes. No debemos olvidar que los que mataron a los estudiantes en 1968, el Halconazo de 1971, la matanza de Acteal en 1997, Tlataya en el 2014 y los 43 de Ayotzinapa entre tantos otros fueron los soldados del Ejército Mexicano.

Quizás López Obrador no de la orden, pero  eso no quiere decir que no sean capaces de volver a cometer esos delitos. Así como la corrupción debe de arrancarse de raíz, de igual manera se debe de hacer con la fuerza desmedida y violenta de las fuerzas armadas.

Se dice que un pueblo que no aprende de sus errores está destinado a repetirlos, muchas cosas han cambiado de cuando era un niño, hoy los niños ya no pasan tiempo en las calles por miedo a ser víctimas de la violencia,  los gobernantes aun siguen haciendo promesas y aun no todos entregan su declaración de bienes. Es muy pronto para criticar al nuevo gobierno, pero nunca es pronto para actuar de manera participativa en este cambio que todos buscamos y mucho menos para exigir que no se repitan los excesos del ayer.

Se Requiere Algo Más que a AMLO


morena

“Cada día estamos más jodidos y si no hacemos algo nos vamos a poner peor. El mexicano desde la conquista no ha parado de sufrir. Ya tuvimos la independencia, la revolución y  la tan ansiada salida del PRI después de más de setenta años de dictadura disfrazada de democracia. Y el ciudadano común y corriente sigue padeciendo la pobreza, la desigualdad, la discriminación, el abuso de autoridad y la explotación laboral que al día de hoy se ven como algo normal entre nosotros.”

De Este Lado del Muro  pg. 2

 

Andrés Manuel López Obrador ha llegado a la presidencia y muchos creen que eso garantiza el cambio o como él lo ha llamado “La Cuarta Transformación”, pero eso dista mucho de la realidad. Sigo afirmando que cada día estamos más jodidos y si no continuamos haciendo algo las cosas se van a poner peor. La victoria en las elecciones pasadas solo son el comienzo de una guerra en la que habrá muchas batallas por pelear antes de poder obtener la victoria que tanto anhelamos los mexicanos.

En México aun existen y seguirán existiendo los problemas de los que  todos nos quejábamos meses atrás. Por más ayuda económica que Andrés Manuel López Obrador pretenda otorgar a los sectores más vulnerables, mientras no se creen medios para que la ciudadanía se auto mantenga y se pueda procurar un futuro mejor, la pobreza no desaparecerá del país.

La desigualdad continuara mientras no se cambie por completo el sistema de justicia que sigue siendo benevolente con los que más tienen, que sigue persiguiendo a quienes no se pueden defender y dejando libres a aquellos que gracias a su posición económica pueden encubrir sus fechorías. Andrés Manuel López Obrador con su punto final está promoviendo esa desigualdad, entiendo que él quiera atender los asuntos que considera de mayor importancia, pero creo que debería de no opinar en los asuntos que no son de su competencia, el poder judicial es quien debe de hacer su trabajo sin puntos ni comas.

La discriminación no cesara mientras sigan apareciendo periodistas asesinados por hacer uso de su derecho a informar, o mientras el simple hecho de ser mujer te ponga en peligro de muerte a manos de personas misóginas que actúan al amparo de la impunidad.

El abuso de autoridad seguirá mientras las quejas de la población no sean tomadas en cuenta o mientras se manipule mediante los medios de comunicación de forma deliberada a esta población para que no se percate de la realidad y por ende no se queje. O se quiera justificar las acciones del gobierno con plebiscitos hechos a modo de obtener un resultado determinado.

La explotación laboral no terminara mientras se sigan produciendo obreros en las escuelas, mediante un modelo educativo que lo que busca es llenar de información a los estudiantes pero que no intenta incentivar a la creación de conciencia y pensamientos propios. Pensamientos que lleven por un lado a la crítica constructiva así como a la innovación que genere nuevas fuentes de generación de riqueza.

No basta con el “no robar, no mentir, no traicionar” se necesita trabajar, opinar, sacrificio, critica, tolerancia, prudencia, honestidad y honradez. Cosas que todos los mexicanos tenemos, pero que lamentablemente no todos usamos en nuestro diario vivir.

No basto con emitir el voto a favor del cambio, el verdadero cambio lo tenemos que generar todos y cada uno de nosotros. Andrés Manuel López Obrador no es  Dios, la corrupción de la mafia del poder sigue y seguirá presente en México por más tiempo, y esa estadía depende del trabajo que realicemos conjuntamente. Debemos estar pendientes y cuestionar todo lo que diga Andrés Manuel López Obrador, no podemos seguirlo ciegamente, no podemos justificar sus errores, si lo hacemos nos estaremos condenando a perecer.