Lejos de una verdadera democracia.


YeidckolBertha

 

Una verdadera democracia no consiste solo en acatar la voluntad de la mayoría, sino en que esa mayoría haya tomado seriamente en cuenta a la minoría opositora. El bienestar de todos depende de que de una u otra manera nos sintamos parte de la sociedad. No es lo mismo la imposición autoritaria de muchos, pese a que se pisoteen los intereses de otros, que a la implementación de acciones en donde la base sea la conciliación. Al menos ese es el camino que Andrés Manuel López Obrador ha tomado desde el inicio de su mandato, al dejar de lado (aunque sea solo de manera pública) a su partido para intentar gobernar para todos los mexicanos.

Lamentablemente ese ejemplo no se está siguiendo en MORENA, la pelea por la dirigencia ha dejado al partido paralizado, y a poco más de un año de que es el partido en el poder y de haber cerrado sus puertas a la incorporación de más militantes y con ello a la creación de más comités, no se vislumbra para cuando este partido comience a funcionar nuevamente.

El pasado 26 de enero se realizo un congreso extraordinario, el cual desde el punto de vista de los estatutos de MORENA carece de validez, puesto que si bien es cierto que el Consejo Nacional está capacitado para solicitar la realización de un congreso (artículo 34 de los estatutos de MORENA), el único órgano responsable para convocar un congreso es el Comité Ejecutivo Nacional (artículo 35 de los estatutos de MORENA). Con lo que legalmente quedan descartadas todas las resoluciones que se tomaron en dicho congreso, e inicia una batalla legal que puede paralizar aun más al partido.

Yeidckol Polensky es la responsable directa del estancamiento en el que se encuentra MORENA, pero Bertha Luján no ayudo mucho al no cumplir con el procedimiento establecido en los estatutos. A menos de que compruebe que cumplió en tiempo y forma con el procedimiento para la convocatoria para el congreso y que el Comité Ejecutivo se negó a hacer la convocatoria, todo acuerdo alcanzado será nulo y la situación del partido puede quedarse igual.

  Los Comités de Protagonistas del Cambio Verdadero están en el olvido, tal parece que su protagonismo solo volverá a ser requerido cuando llegue el tiempo electoral y será hecho a un lado en la 4T, lo que dejaría como resultado que si bien es posible que exista un cambio en la vida pública de la nación, este cambio estará muy lejos de ser verdadero.

Juntos: La clave de la transformación


gente

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador inicio su discurso con motivo de su primer informe de gobierno con las siguientes palabras “Cuando tomé posesión de la Presidencia de la República, el primero de diciembre del año pasado, hace 9 meses, sostuve que asumía el compromiso de convocar a los ciudadanos para emprender juntos la Cuarta Transformación de la vida pública de México.” Pero hasta el momento la participación de la población se ha limitado a una mera participación mediática, lo que no ayuda en la medida en que el país lo necesita.

Los programas que se han impulsado por parte del gobierno federal si bien es cierto que han permitido dar un respiro a aquellos que durante tanto tiempo han sido marginados por la minoría favorecida por el viejo régimen, no han podido desarrollarse a su máxima capacidad, en parte por servidores públicos que no trabajan acorde con la ideología del nuevo gobierno, empeñándose en seguir con las viejas prácticas burocráticas, y por otra parte por una población que sigue conformándose con el criticar sin actuar. Muchas son las quejas de lo mal que esta todo, pero pocas las ideas de cómo se podrían mejorar las cosas.

El año pasado y en lo que va de ese AMLO no deja de repetir que recibió el país en un estado deplorable, y no es con el objeto de justificar la percepción del estancamiento en el desarrollo de México. Pero, si hiciéramos un balance concienzudo de la situación del país antes de que AMLO tomara las riendas de este, podríamos ver que el trabajo para la reconstrucción de  nuestra nación será una tarea que tomara muchos años, y que el aparente cero crecimiento en este 2019 que termino no es un estancamiento pues tomando en consideración el cambio de gobierno, bien se podría haber esperado una crisis como la de 1994. Si tomamos en cuenta que tan solo en los últimos seis años del gobierno de EPN salieron a la luz múltiples robos a la nación, era de esperarse que al verse derrocados robaran más y dejaran a México en una situación de suma gravedad, cosa que no se dio y que solo podremos saber al paso del tiempo que tanto influyo AMLO para que esta situación no se diera, de algo sirvieron esas platicas con Peña Nieto y Meade. Podríamos estar frente una nueva concertacesión.

Si AMLO en verdad quiere ver su proyecto de nación avanzar, debe de permitir e impulsar que la sociedad en general forme parte activa de este proyecto, si bien es cierto que hay mucho trabajo por hacer, también lo es que hay muchos más mexicanos dispuestos a dar lo mejor de sí mismos para que el país avance. Se deben de impulsar la mayor cantidad de proyectos y de permitir que tanto la iniciativa privada realice aquello en que el estado al día de hoy no puede realizar por las innumerables limitaciones con que cuenta. El impulso a la micro y mediana empresa es primordial para poder disminuir en forma significante la pobreza que lacera a nuestra población.

Se requiere de una participación activa de los mexicanos, esa fue la formula que le dio la presidencia a AMLO, un ejército de protagonistas del cambio verdadero que salieron a informar y concientizar a los mexicanos y que dio como resultado que poco más de treinta millones de mexicanos votaran por él. Si se utiliza ese mismo capital humano para realizar las obras que requiere México para salir adelante.

Bonilla y la promesa de no robar, no mentir y no traicionar.


AMLObonilla

Bonilla y la promesa de no robar, no mentir y no traicionar.

Tras muchos años de lucha finalmente se vislumbra la posibilidad de un cambio verdadero en la vida en México. La victoria de Andrés Manuel López Obrados reavivo la esperanza de los millones de mexicanos que han sido marginados durante décadas. El diagnostico que hizo AMLO durante su campaña del mal que aqueja a México es la corrupción y el remedio contra este mal es simple, no robar, no mentir y no traicionar.

Se ha hecho mucho ruido en los primeros meses del gobierno de la llamada 4T, pero el día de hoy estamos ante un problema que verdaderamente puede decirnos si el gobierno de AMLO está comprometido con el cambio verdadero, y este problema no es la inseguridad, ni el guachicol o el desempleo, problemas que por su gravedad tomaran más tiempo en mostrar los resultados prometidos, el problema que se presenta hoy en Baja California es una situación que dejara en claro si la honestidad que se proclama desde la presidencia en verdad es un principio que se aplicara en el gobierno.

Si Jaime Bonilla no rechaza la ampliación de su mandato de dos a cinco años, estará robando la posibilidad de otros mexicanos de buscar la gubernatura para las elecciones que se deberían de realizar en dos años, estaría faltando a la verdad cuando en campaña dijo que buscaba la gubernatura solo por dos años y estaría traicionando a todo un movimiento que ha trabajado intensamente para que estas cosas dejen de suceder en nuestro país.

Si AMLO es congruente con sus ideales, no apoyara esta extensión de mandato y se excluirá de todo lo que tenga que ver con este personaje que al día de hoy está faltando al compromiso que todos los simpatizantes de MORENA adquirieron en arar del cambio verdadero.