Opinion de Politologa.


politologa

La politóloga Denise Dresser publico una opinión en el portal de Aristegui noticias que a mi parecer esta equivocado y pretende desinformar a la población. Este comentario lo tengo que tomar como lo que es, la libertad que tiene una persona de emir su opinión de lo que percibe en los acontecimientos de la vida en nuestro país, limitada al parecer de su posición en la sociedad, la cual es muy privilegiada así como limitada y no la de una Politóloga profesional que al exponer una idea la basa en los antecedentes históricos de lo que esta opinando. La opinión de esta persona como la de todos los mexicanos, tal como lo ha manifestado el presidente Andrés Manuel López Obrados es respetable y bienvenida.

Creo que esta opinión no es honesta, pues aunque utiliza elementos verídicos, los manipula para crear confusión entre aquellos a quienes se pretende informar. Para comenzar no especifica a que mexicanos ha denostado, si se refiere a lo expresado por el presidente de aquellos que por muchos años han abusado del poder económico para mantener a más de la mitad de la población en la pobreza y que el día de hoy salen a pedir que se les devuelva su México, no son injurias es la realidad que hemos tenido que vivir la mayoría de los mexicanos. Y si algo quiere realmente AMLO es unir al pueblo, de lo contrario ya hubiese metido a la cárcel a muchos de los que saquearon al país en el pasado (incluyo a personas que trabajan actualmente en el gobierno).

En lo concerniente a los semáforos, prácticamente todo el país sigue en rojo y la transición a naranja será gradual y a consideración de los gobiernos locales. Los picos de contagios son estimaciones, es una epidemia que se comporta de acuerdo a las medidas que toma la población en su cuidado, no se tiene que saber mucho para entender que los enfermos serán directamente proporcionales a los cuidados que se tengan. Los registros que da a conocer la prensa internacional provienen del mismo gobierno, y no es que crea que son registros exactos pero de ahí sale toda la información.

No especifica en que basa su estrategia improvisada para reactivar la economía, se está haciendo como se está haciendo en otras partes del mundo apoyando desde mi punto de vista de una manera precaria, pero estoy consciente de que no hay para más, los atracos de sexenios anteriores y la corrupción que ha prevalecido en México nos dejaron en una situación extremadamente difícil.

Y lo más absurdo es la tristeza que dice sentir por esos pobres mexicanos a los que se va a obligar a volver al trabajo a infectarse y demás sandeces que dice. No sé en qué  país cree que vive. No tenemos la economía de Estados Unidos para poder darles a los trabajadores un seguro de desempleo, la mayoría de los mexicanos que aun están en su casa no es por gusto, es porque no tienen trabajo y en cuanto les avisen que pueden volver a sus puestos laborales o que las empresas comiencen a contratar, felizmente volverán a trabajar y no se preocuparan demasiado por la pandemia. Lo triste será ver como ya que todo vuelva a la normalidad, el que seguirá pagando todo serán los más necesitados, el próximo año la mayoría de las empresas declaren perdidas en sus ingresos y no solo no paguen impuestos, sino no les den a sus empleados ni reparto de utilidades y aguinaldo, y entonces si espero ver una opinión de esta persona de lo lamentable de que los más necesitados sigan pagando con sus obligaciones fiscales mientras los privilegiados siguen disfrutando de sus fortunas.

Y esto no evidencia a un presidente que le pide al pueblo que se salve a sí mismo por el contrario, refuerza la postura del presidente de que el sistema neoliberal no funciono y plantea la urgente necesidad de impulsar la 4T para evitar que en el futuro cualquier mexicano este desprotegido ante cualquier situación similar.

Lejos de una verdadera democracia.


YeidckolBertha

 

Una verdadera democracia no consiste solo en acatar la voluntad de la mayoría, sino en que esa mayoría haya tomado seriamente en cuenta a la minoría opositora. El bienestar de todos depende de que de una u otra manera nos sintamos parte de la sociedad. No es lo mismo la imposición autoritaria de muchos, pese a que se pisoteen los intereses de otros, que a la implementación de acciones en donde la base sea la conciliación. Al menos ese es el camino que Andrés Manuel López Obrador ha tomado desde el inicio de su mandato, al dejar de lado (aunque sea solo de manera pública) a su partido para intentar gobernar para todos los mexicanos.

Lamentablemente ese ejemplo no se está siguiendo en MORENA, la pelea por la dirigencia ha dejado al partido paralizado, y a poco más de un año de que es el partido en el poder y de haber cerrado sus puertas a la incorporación de más militantes y con ello a la creación de más comités, no se vislumbra para cuando este partido comience a funcionar nuevamente.

El pasado 26 de enero se realizo un congreso extraordinario, el cual desde el punto de vista de los estatutos de MORENA carece de validez, puesto que si bien es cierto que el Consejo Nacional está capacitado para solicitar la realización de un congreso (artículo 34 de los estatutos de MORENA), el único órgano responsable para convocar un congreso es el Comité Ejecutivo Nacional (artículo 35 de los estatutos de MORENA). Con lo que legalmente quedan descartadas todas las resoluciones que se tomaron en dicho congreso, e inicia una batalla legal que puede paralizar aun más al partido.

Yeidckol Polensky es la responsable directa del estancamiento en el que se encuentra MORENA, pero Bertha Luján no ayudo mucho al no cumplir con el procedimiento establecido en los estatutos. A menos de que compruebe que cumplió en tiempo y forma con el procedimiento para la convocatoria para el congreso y que el Comité Ejecutivo se negó a hacer la convocatoria, todo acuerdo alcanzado será nulo y la situación del partido puede quedarse igual.

  Los Comités de Protagonistas del Cambio Verdadero están en el olvido, tal parece que su protagonismo solo volverá a ser requerido cuando llegue el tiempo electoral y será hecho a un lado en la 4T, lo que dejaría como resultado que si bien es posible que exista un cambio en la vida pública de la nación, este cambio estará muy lejos de ser verdadero.