Lejos de una verdadera democracia.


YeidckolBertha

 

Una verdadera democracia no consiste solo en acatar la voluntad de la mayoría, sino en que esa mayoría haya tomado seriamente en cuenta a la minoría opositora. El bienestar de todos depende de que de una u otra manera nos sintamos parte de la sociedad. No es lo mismo la imposición autoritaria de muchos, pese a que se pisoteen los intereses de otros, que a la implementación de acciones en donde la base sea la conciliación. Al menos ese es el camino que Andrés Manuel López Obrador ha tomado desde el inicio de su mandato, al dejar de lado (aunque sea solo de manera pública) a su partido para intentar gobernar para todos los mexicanos.

Lamentablemente ese ejemplo no se está siguiendo en MORENA, la pelea por la dirigencia ha dejado al partido paralizado, y a poco más de un año de que es el partido en el poder y de haber cerrado sus puertas a la incorporación de más militantes y con ello a la creación de más comités, no se vislumbra para cuando este partido comience a funcionar nuevamente.

El pasado 26 de enero se realizo un congreso extraordinario, el cual desde el punto de vista de los estatutos de MORENA carece de validez, puesto que si bien es cierto que el Consejo Nacional está capacitado para solicitar la realización de un congreso (artículo 34 de los estatutos de MORENA), el único órgano responsable para convocar un congreso es el Comité Ejecutivo Nacional (artículo 35 de los estatutos de MORENA). Con lo que legalmente quedan descartadas todas las resoluciones que se tomaron en dicho congreso, e inicia una batalla legal que puede paralizar aun más al partido.

Yeidckol Polensky es la responsable directa del estancamiento en el que se encuentra MORENA, pero Bertha Luján no ayudo mucho al no cumplir con el procedimiento establecido en los estatutos. A menos de que compruebe que cumplió en tiempo y forma con el procedimiento para la convocatoria para el congreso y que el Comité Ejecutivo se negó a hacer la convocatoria, todo acuerdo alcanzado será nulo y la situación del partido puede quedarse igual.

  Los Comités de Protagonistas del Cambio Verdadero están en el olvido, tal parece que su protagonismo solo volverá a ser requerido cuando llegue el tiempo electoral y será hecho a un lado en la 4T, lo que dejaría como resultado que si bien es posible que exista un cambio en la vida pública de la nación, este cambio estará muy lejos de ser verdadero.

Bonilla y la promesa de no robar, no mentir y no traicionar.


AMLObonilla

Bonilla y la promesa de no robar, no mentir y no traicionar.

Tras muchos años de lucha finalmente se vislumbra la posibilidad de un cambio verdadero en la vida en México. La victoria de Andrés Manuel López Obrados reavivo la esperanza de los millones de mexicanos que han sido marginados durante décadas. El diagnostico que hizo AMLO durante su campaña del mal que aqueja a México es la corrupción y el remedio contra este mal es simple, no robar, no mentir y no traicionar.

Se ha hecho mucho ruido en los primeros meses del gobierno de la llamada 4T, pero el día de hoy estamos ante un problema que verdaderamente puede decirnos si el gobierno de AMLO está comprometido con el cambio verdadero, y este problema no es la inseguridad, ni el guachicol o el desempleo, problemas que por su gravedad tomaran más tiempo en mostrar los resultados prometidos, el problema que se presenta hoy en Baja California es una situación que dejara en claro si la honestidad que se proclama desde la presidencia en verdad es un principio que se aplicara en el gobierno.

Si Jaime Bonilla no rechaza la ampliación de su mandato de dos a cinco años, estará robando la posibilidad de otros mexicanos de buscar la gubernatura para las elecciones que se deberían de realizar en dos años, estaría faltando a la verdad cuando en campaña dijo que buscaba la gubernatura solo por dos años y estaría traicionando a todo un movimiento que ha trabajado intensamente para que estas cosas dejen de suceder en nuestro país.

Si AMLO es congruente con sus ideales, no apoyara esta extensión de mandato y se excluirá de todo lo que tenga que ver con este personaje que al día de hoy está faltando al compromiso que todos los simpatizantes de MORENA adquirieron en arar del cambio verdadero.

Se Requiere Algo Más que a AMLO


morena

“Cada día estamos más jodidos y si no hacemos algo nos vamos a poner peor. El mexicano desde la conquista no ha parado de sufrir. Ya tuvimos la independencia, la revolución y  la tan ansiada salida del PRI después de más de setenta años de dictadura disfrazada de democracia. Y el ciudadano común y corriente sigue padeciendo la pobreza, la desigualdad, la discriminación, el abuso de autoridad y la explotación laboral que al día de hoy se ven como algo normal entre nosotros.”

De Este Lado del Muro  pg. 2

 

Andrés Manuel López Obrador ha llegado a la presidencia y muchos creen que eso garantiza el cambio o como él lo ha llamado “La Cuarta Transformación”, pero eso dista mucho de la realidad. Sigo afirmando que cada día estamos más jodidos y si no continuamos haciendo algo las cosas se van a poner peor. La victoria en las elecciones pasadas solo son el comienzo de una guerra en la que habrá muchas batallas por pelear antes de poder obtener la victoria que tanto anhelamos los mexicanos.

En México aun existen y seguirán existiendo los problemas de los que  todos nos quejábamos meses atrás. Por más ayuda económica que Andrés Manuel López Obrador pretenda otorgar a los sectores más vulnerables, mientras no se creen medios para que la ciudadanía se auto mantenga y se pueda procurar un futuro mejor, la pobreza no desaparecerá del país.

La desigualdad continuara mientras no se cambie por completo el sistema de justicia que sigue siendo benevolente con los que más tienen, que sigue persiguiendo a quienes no se pueden defender y dejando libres a aquellos que gracias a su posición económica pueden encubrir sus fechorías. Andrés Manuel López Obrador con su punto final está promoviendo esa desigualdad, entiendo que él quiera atender los asuntos que considera de mayor importancia, pero creo que debería de no opinar en los asuntos que no son de su competencia, el poder judicial es quien debe de hacer su trabajo sin puntos ni comas.

La discriminación no cesara mientras sigan apareciendo periodistas asesinados por hacer uso de su derecho a informar, o mientras el simple hecho de ser mujer te ponga en peligro de muerte a manos de personas misóginas que actúan al amparo de la impunidad.

El abuso de autoridad seguirá mientras las quejas de la población no sean tomadas en cuenta o mientras se manipule mediante los medios de comunicación de forma deliberada a esta población para que no se percate de la realidad y por ende no se queje. O se quiera justificar las acciones del gobierno con plebiscitos hechos a modo de obtener un resultado determinado.

La explotación laboral no terminara mientras se sigan produciendo obreros en las escuelas, mediante un modelo educativo que lo que busca es llenar de información a los estudiantes pero que no intenta incentivar a la creación de conciencia y pensamientos propios. Pensamientos que lleven por un lado a la crítica constructiva así como a la innovación que genere nuevas fuentes de generación de riqueza.

No basta con el “no robar, no mentir, no traicionar” se necesita trabajar, opinar, sacrificio, critica, tolerancia, prudencia, honestidad y honradez. Cosas que todos los mexicanos tenemos, pero que lamentablemente no todos usamos en nuestro diario vivir.

No basto con emitir el voto a favor del cambio, el verdadero cambio lo tenemos que generar todos y cada uno de nosotros. Andrés Manuel López Obrador no es  Dios, la corrupción de la mafia del poder sigue y seguirá presente en México por más tiempo, y esa estadía depende del trabajo que realicemos conjuntamente. Debemos estar pendientes y cuestionar todo lo que diga Andrés Manuel López Obrador, no podemos seguirlo ciegamente, no podemos justificar sus errores, si lo hacemos nos estaremos condenando a perecer.